Ciencias


La Importancia de la Ciencia en el Islam

Introducción.

A fines del primer milenio y principios del segundo, la cultura más refinada y con mayor nivel de creatividad era la islámica. Iniciada en Arabia a principios del siglo VII con el protagonismo carismático del Profeta Muhammad (PyB), se extendió con gran rapidez y alcanzó en una primera etapa a Irán, en el este, y África del Norte y la Península Ibérica, en el oeste. Más tarde, en el siglo VIII, el Islam llegó al Asia central y, en los siglos XIII, XIV y XV, a buena parte del África y sudeste de Asia.

Los rápidos avances iniciales pusieron en contacto a los musulmanes con pueblos diversos que, en algunos casos, era depositarios de restos de las ricas de las ricas culturas griega y romana. El mundo islámico había asimilado así, afines del siglo IX, un valioso legado cultural que interactuaba armoniosamente con la sabiduría y mística de la Revelación coránica monoteísta.

En ese proceso de transvase entre culturas fueron traducidos del griego al árabe, entre otros, los notables trabajos, matemáticos en lo esencial, de Tolomeo, Euclides, Arquímedes, Menelao y Apolonio. Además, en esa misma época, los musulmanes entablaron un considerable comercio con la India, que les permitió adquirir un buen conocimiento de la matemática india.

Es grande la deuda que ha contraído Occidente con los traductores árabes: sin su contribución, gran parte de la matemática griega e india se hubiera perdido. Sobre la mase de ese legado matemático, los estudiosos musulmanes produjeron un extraordinario desarrollo de la aritmética, la geometría y la trigonometría. Un proceso similar se dio en otras ramas de la ciencia, en particular en astronomía, geografía y medicina.

Es evidente que un fenómeno cultural de tal magnitud fue posible por la existencia, en Irak, Irán, Egipto y España de un nutrido conjunto de intelectuales y estudiosos islámicos, merecedores muchas veces de la protección de emires, sultanes y califas.

Esta es una sintética presentación de los grandes eruditos y científicos musulmanes para tener una idea mínima de lo mucho que aportaron a la cultura universal.

Es de notar que, en su mayor parte, estos hombres abordaron simultáneamente varias ramas de las ciencias y las artes. Sus contribuciones y trascendencia son en muchos casos comparables (y en algunos casos superiores) a las de las grandes figuras del Renacimiento europeo, como Leonardo da Vinci, Cardano o Galileo.

Desde el siglo X hasta el siglo XVI, el flujo de conocimiento era estrictamente desde el Islam a Europa. Las obras de los eruditos musulmanes se traducían de forma regular al latín y otras lenguas europeas y se utilizaban como libros de texto y manuales prácticos. Los eruditos y pensadores europeos visitaban regularmente los centros del saber musulmanes. Los estudiantes europeos viajaban a Córdoba, Palermo, El Cairo, Bagdad y Samarcanda para estudiar con grandes maestros de un modo similar a como los estudiantes musulmanes acuden ahora a París, Londres, Madrid, Heidelberg y Nueva York para ampliar sus estudios. El árabe, como el inglés hoy, era la lengua de la ciencia y la cultura y quienes se ocupaban del pensamiento y el saber mostraban su interés vistiendo como los eruditos musulmanes.

El Renacimiento europeo, y el progreso de la ciencia, la tecnología, la medicina y humanismo que generó, se construyó a partir de los eruditos y pensadores musulmanes. El Renacimiento es inconcebible sin la contribución musulmana, lo que apenas se reconoce: los logros de eruditos y científicos musulmanes fueron con frecuencia plagiados, minimizados deliberada y sistemáticamente, menoscabados e ignorados.

Una cuantas cosas que Occidente aprendió, adoptó o tomó prestadas de los musulmanes

  • Como debatir (en particular filosóficamente): métodos intelectuales.
  • Filosofía griega: Platón, Aristóteles y los neoplatónicos, método empírico y experimental.
  • Cómo contar: el cero y los numerales árabes.
  • El álgebra, la trigonometría y la geometría esférica.
  • Instrumentos de laboratorio: tubos de ensayo, matraces y similares.
  • Óptica, leyes básicas de la luz.
  • Hospitales, instrumentos quirúrgicos.
  • Herramientas bibliográficas: catálogos, bibliografías, diccionarios, diccionarios biográficos, tesaurus, enciclopedias.
  • Organización y administración de bibliotecas; sistemas de clasificación
  • Elaboración de papel.
  • Publicación (como industria) y librerías.
  • Hidrología, varios sistemas de irrigación.
  • Cómo orientarse: cálculo de dirección; navegación, compás.
  • Cartografía: un auténtico mapa del mundo.
  • Conjunto básico de leyes y hecho astronómicos (la mayoría fueron plagiados por los europeos).
  • Los «cánones de medicina» básicos (de Avicena y ar-Razi).
  • Historia universal. Sociología.
  • El arte de la «vida elegante».
  • Armonía musical: la guitarra y otros instrumentos de cuerda y percusión y la técnica de ejecución.